Líquido de frenos: Purgado y sustitución

Purgado y sustitución

Purgado del líquido de frenos

Durante la reparación del circuito hidráulico se produce la pérdida de líquido de frenos y, por consiguiente, la entrada de aire en el mismo. El aire es un elemento compresible, por lo que al encontrarse en el interior del circuito reduce e incluso anula por completo la eficacia del sistema de frenado. El conductor percibe en el pedal de freno un tacto esponjoso unido a un mayor recorrido, así como una reducción de poder de frenado y la ocasional pérdida de dirección del vehículo al frenar. Para extraer este aire y recuperar la capacidad de frenado, se debe realizar el purgado del circuito.

La acción de purgado consiste en provocar el desplazamiento del aire en el interior del circuito hacia los purgadores mediante la generación de presión en un extremo y su liberación por el opuesto. El aire posee una densidad menor que el líquido de frenos, por lo que se desplaza a mayor velocidad que este, llegando más rápido a los purgadores y sin ser necesario sustituir todo el líquido para eliminar el aire del circuito.

Antes de realizar el proceso de purgado, independientemente de la metodología utilizada, se deben tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Realizar la operación sobre una superficie plana.
  • Asegurarse de que en todo momento el depósito disponga de líquido suficiente para evitar que vuelva a entrar aire en el circuito.
  • La operación ha de realizarse con el contacto puesto para eliminar cualquier burbuja de aire existente en el interior de la unidad del ABS. Si se dispone de un sistema de extracción de humos, se recomienda realizar la operación con el vehículo arrancado para disponer además de la ayuda del servofreno.
  • Como norma general, se comenzará la operación por la rueda más alejada de la bomba de freno, terminando por la más cercana. El orden de purgado puede variar según lo establecido por el fabricante del vehículo.

Existen diferentes métodos para realizar el proceso de purgado; puede ser por succión o por presión y realizarse de forma manual o con ayuda de una máquina especifica para esta operación.

Purgado del líquido de frenos por succión

Este método requiere de una pistola de vacío que puede ser accionada por la fuerza muscular del operario o ir conectada al compresor de aire del taller, siendo necesario únicamente abrir o cerrar el paso de presión de aire. La operación puede realizarla un sólo operario.

Vacuómetros
Vacuómetros

Primero, se rellenará hasta el máximo el nivel de líquido de frenos. Posteriormente, se conectará mediante una manguera transparente el vacuómetro al purgador de cada dispositivo de frenos (pinza o bombín). Para la extracción de aire se actuará brevemente sobre la pistola de vacío, generando así una pequeña depresión. Acto seguido se abrirá el purgador progresivamente para iniciar la succión del líquido. Se seguirá generando vacío mientras se puedan apreciar burbujas en la manguera, siempre verificando que el nivel en el depósito de líquido de frenos se mantenga por encima del nivel mínimo. Tras la salida continua de líquido libre de burbujas, se cerrará el purgador apretándolo al par especificado por el fabricante. Repetir el procedimiento en los purgadores restantes.

Una vez finalizada la operación, rellenar el nivel de líquido hasta el máximo o retirar el excedente si es necesario.

Purgado del líquido de frenos por presión

Este método puede realizarse de dos maneras: por presión sobre el depósito de líquido de frenos o mediante el bombeo del fluido al presionar el pedal de freno.

Presión sobre el depósito del líquido de frenos


Útiles para purgar el líquido de frenos
Útiles para purgar el líquido de frenos


 ... (No disponible en la versión "Demo" del curso)







Por bombeo sobre el pedal de freno

 ... (No disponible en la versión "Demo" del curso)










Sustitución del líquido de frenos

La sustitución del líquido de frenos es necesaria por la degradación del mismo y se recomienda su cambio cada 60.000 km o dos años, pudiendo variar según el clima y lo estipulado por el fabricante. En caso de que el accionamiento del embrague sea hidráulico y el fluido sea compartido con el del circuito de frenos, deberá sustituirse conjuntamente.

La sustitución del líquido de frenos consiste en la introducción del líquido nuevo en el depósito y la extracción del degradado por los purgadores. Para realizar dicha sustitución es necesario utilizar una máquina específica para tal procedimiento, pudiéndose realizar de igual manera por presión en depósito del líquido de frenos o por succión desde los purgadores de las pinzas o bombines. Si el vehículo dispone de ABS, se recomienda utilizar la máquina de diagnosis accediendo a la opción de sustitución de líquido de frenos para cerciorarse de que no quedan restos de fluido degradado en el interior de la unidad de ABS. Si no se dispone del útil de diagnosis, realizar la operación con el motor arrancado.

Sustitución del líquido de frenos por succión

La sustitución del líquido de frenos por succión se realiza de forma parecida al purgado.

Primero, se extraerá el líquido que se encuentra en el depósito con la ayuda del vacuómetro y seguidamente se rellenará por encima del nivel máximo con fluido nuevo. Después, se iniciará la operación de sustitución del útil de diagnosis (si se dispone) y se acoplará la pistola de vacío al purgador. Actuando brevemente sobre la pistola de vacío para generar una leve depresión, se procederá a abrir progresivamente el purgador. Mientras que se aprecie a través del tubo transparente que el fluido extraído es de un color turbio, será necesario seguir accionando la pistola. Una vez que el fluido tome un color más claro y limpio, se cerrará el purgador. Repetir la secuencia de trabajo con el resto de purgadores del circuito hidráulico, controlando asiduamente el nivel del líquido de frenos.

Sustitución del líquido de frenos por presión

Al igual que la sustitución del líquido por succión, la primera operación que  ... (No disponible en la versión "Demo" del curso)