Líquido de frenos: Comprobaciones

Comprobaciones

El principal motivo de degradación del líquido de frenos es la absorción de humedad, provocada por su elevada higroscopicidad. Con el paso del tiempo la acumulación de partículas de agua en el líquido aumenta, disminuyendo por este motivo su punto de ebullición. La saturación de humedad en el líquido se hace patente entre los ... (No disponible en la versión "Demo" del curso)
















... los elementos frenantes libera gran cantidad de energía en forma de calor, pudiendo superar en casos extremos los 600ºC en los elementos de fricción. Parte de este calor es absorbido por el líquido de frenos, que debe ser capaz de disiparlo sin alcanzar su punto de ebullición. La absorción de humedad reduce el punto de ebullición del líquido, desencadenando la formación de burbujas de vapor de agua. Este fenómeno se conoce como Vapor Lock y se identifica por provocar un tacto esponjoso del pedal de freno y un mayor recorrido del mismo.

Como es conocido, el circuito de frenos basa  ... (No disponible en la versión "Demo" del curso)






Representación del efecto higroscópico al cabo del tiempo
Representación del efecto higroscópico al cabo del tiempo








Métodos de comprobación

Para evitar el Vapor Lock y garantizar el correcto funcionamiento del sistema de frenos, es imprescindible realizar la comprobación de estado del líquido de frenos durante los intervalos de mantenimiento. Existen tres métodos para comprobar la degradación del líquido de frenos: la medición del punto de ebullición, la medición del grado de humedad y la medición de la cantidad de cobre en el fluido.

Medición del punto de ebullición

Es el método más exacto y se realiza mediante ... (No disponible en la versión "Demo" del curso)














Para realizar la medición con higrómetro, se introduce ... (No disponible en la versión "Demo" del curso)





Tabla de comprobación de la temperatura de ebullición
Tabla de comprobación de la temperatura de ebullición



Medición del grado de humedad

El cálculo del grado de humedad se realiza mediante una prueba de conductividad eléctrica del líquido de frenos.

La conductividad eléctrica se define como la capacidad de un material para permitir el paso de corriente eléctrica a través de él. Viene determinada por la estructura atómica y molecular del material. La presencia y concentración de moléculas de agua en el líquido de frenos modifica su conductividad eléctrica.

El comprobador de humedad es un aparato digital con forma de bolígrafo que indica mediante luces LED la concentración de agua en el líquido. Por su constitución es más duradero y fácil de utilizar que el higrómetro, ya que dispone de alimentación propia y no es necesario conectarlo a la batería del vehículo. Una vez finalizada la medición, es necesario enjuagar y secar las puntas de medida con agua limpia para garantizar su durabilidad y correcto funcionamiento.

La medición se realiza en el depósito de líquido de frenos, introduciendo totalmente las puntas de prueba en el fluido y pulsando el botón de activación hasta que se muestren los resultados en los LEDs. Durante la prueba, el comprobador hace fluir una pequeña corriente eléctrica entre las dos puntas para determinar la conductividad del líquido, que aumentará proporcionalmente al porcentaje de partículas de agua en el fluido.

Medición de humedad en el líquido mediante el bolígrafo electrónico
Medición de humedad en el líquido mediante el bolígrafo electrónico

El funcionamiento del comprobador puede variar ligeramente según la marca del mismo

Medición por presencia de cobre en el líquido

Es el sistema más sencillo y ofrece un diagnóstico básico del sistema. Consiste en una cinta de plástico o papel impregnado con sustancias químicas que reaccionan a la presencia de cobre en el líquido de frenos, produciendo una coloración característica.

A medida que el líquido de frenos envejece, los inhibidores de corrosión que aportan los aditivos dejan de ser efectivos, degradando lentamente los elementos metálicos existentes en el circuito de frenos y transmitiendo parte del metal al fluido. Cuanto mayor contenido de cobre exista en el fluido, peor es el estado en el que se encuentra, siendo necesaria su sustitución cuando el contenido supera las 200 ppm (partes por millón). La concentración de cobre se debe a la corrosión sufrida por las canalizaciones rígidas del sistema de frenos, fabricadas mayoritariamente con tubería de alto contenido en cobre.

Para realizar la comprobación se introduce una tira química en el depósito de líquido de frenos y se mantiene durante unos segundos. Al retirarla, se deja escurrir hasta que muestre en la zona reactiva un color específico. Posteriormente, se compara el color obtenido con la tabla de muestra servida junto a las tiras. Cada color indica una cantidad de partes por millón de cobre y el momento de sustitución del fluido.

La composición de las tiras reactivas las hace sensibles al cobre siempre y cuando exista una cantidad mínima de agua, por lo cual son un indicador intermedio de la edad y la humedad del líquido de frenos. Deben guardarse en su envase original y recipientes herméticos.

Comprobación con tiras reactivas
Comprobación con tiras reactivas