Canalizaciones

Descripción y comprobaciones

Las tuberías son el elemento encargado de trasladar el líquido de frenos desde la bomba de frenos hasta los émbolos receptores, es decir, los bombines o las pinzas de freno. Deben ser capaces de resistir las altas temperaturas y presiones de trabajo del sistema (superiores en muchos casos a 100 bar) sin deformarse.

Puesto que toda deformación implica una variación de volumen, el conjunto de tuberías debe presentar una elevada rigidez estructural que minimice el aumento de volumen bajo presión, de modo que la fuerza aplicada por el conductor al sistema se transmita de forma fidedigna a los elementos frenantes. Así pues, la presión hidráulica debe ser proporcional al esfuerzo realizado y el tacto percibido por el conductor, creando una fuerza de frenado sensible y dosificable.

Para cubrir todo el recorrido desde la bomba hasta los émbolos receptores se utilizan dos tipos de tuberías:

  • Tuberías rígidas: se denominan tuberías, pueden estar fabricadas en cobre, latón o acero y ser simples o de doble pared. Permanecen fijas al chasis del vehículo y son rígidas, por lo que no pueden ser utilizadas en zonas donde existen movimientos.
Tuberías del circuito de frenos
Tuberías del circuito de frenos
  • Tuberías flexibles: son los cables y suelen estar fabricados de caucho flexible protegido con un revestimiento textil, aunque en vehículos de altas prestaciones, donde se busca un tacto más firme del pedal, el revestimiento del latiguillo se realiza con acero trenzado. Estas tuberías se utilizan para el conexionado de las tuberías con los dispositivos de frenado o como uniones flexibles intermedias, ya que permiten las oscilaciones debidas al trabajo de la suspensión. En algunos casos los cables se protegen externamente contra las rozaduras con muelles metálicos que modelan a su vez la curvatura.
Latiguillo seccionado
Latiguillo seccionado

Con el fin de asegurar una perfecta estanqueidad, la unión entre las tuberías o con los elementos del sistema se realiza por acoples de conexión; estos son tornillos huecos roscados que presionan en su parte final el ensanche que dispone la tubería de frenado, pudiendo ser la terminación hembra o macho. Para la conexión entre los cables y los dispositivos de freno se suelen emplear también conexiones tipo Banjo. En las uniones roscadas la hermeticidad se consigue por asientos cónicos mientras que en las uniones Banjo se utilizan arandelas de material blando; cobre o aluminio.

Tipos de acoples
Tipos de acoples

Para apretar o aflojar los acoples se debe utilizar siempre una llave hexagonal abierta o específica para dichos acoples (ver imagen); nunca llaves inglesas o fijas, ya que por su forma abierta podrían deformar el hexágono de la cabeza de los acoples cuyo taladrado interno limita su resistencia. Además, hay que tener precaución de asegurar el correcto roscado del acople y hacerlo al par especificado por el fabricante.

Herramientas para acoples
Herramientas para acoples
3>Comprobaciones

Durante las operaciones de mantenimiento del vehículo se recomienda hacer una comprobación visual de las tuberías y los diferentes puntos de unión:

  • En las tuberías se observará si presentan golpes, deformaciones o fugas, en cuyo caso debe sustituirse el tramo completo. Por motivos de seguridad, no se permite realizar soldaduras en ellas como tampoco enderezarlas o curvarlas.
  • En los cables se verificará que no existan fisuras, ampollas o cortes que obliguen su sustitución. También se comprobará que presenten una buena sujeción, pues en caso de rozar con algún componente a lo largo de su recorrido podría desgastarse provocando su rotura.
Latiguillo de freno fisurado
Latiguillo de freno fisurado

La avería más frecuente en las tuberías es la pérdida de líquido, pudiendo mostrar una baja eficacia de frenado, el hundimiento del pedal o incluso la pérdida total del líquido y en consecuencia, el fallo completo de uno de los circuitos del sistema de frenado. La operación a realizar será la localización y sustitución del tramo afectado.

Las tuberías pueden obstruirse debido a la descomposición de los materiales del circuito de frenos, por falta de mantenimiento del líquido de frenos o por sobrecalentamiento prolongado del mismo.

Cuando un latiguillo se obstruye parcialmente, el síntoma mostrado es que al émbolo afectado le cuesta retroceder, quedando la rueda parcialmente frenada después de liberar el pedal de freno. Esto es debido a que al accionar el freno, la presión generada es suficiente para ser transmitida, fluyendo el líquido a través del latiguillo. En cambio, cuando se deja de ejercer presión sobre el pedal, parte de la presión existente en el latiguillo y la pinza no es liberada a través de la obstrucción y en consecuencia el émbolo no retrocede debidamente y la rueda queda frenada. La comprobación a realizar para verificar dicho latiguillo es la siguiente:

  • Con el motor en marcha, accionar el pedal de freno con fuerza varias veces seguidas y liberarlo posteriormente.
  • Comprobar con el vehículo elevado si la rueda queda total o parcialmente frenada.
  • Aflojar el purgador de la rueda afectada.
  • Si se libera líquido a presión, sustituir el latiguillo. En caso contrario, verificar el émbolo y desplazamiento de la pinza correspondiente.
Sección de un latiguillo en buen estado y de otro obstruido
Sección de un latiguillo en buen estado y de otro obstruido

Cuando la obstrucción afecta a una tubería, el síntoma mostrado es la falta de frenado en una rueda además de una posible descompensación de la frenada en el respectivo eje ya que la presión no es transmitida por efecto de dicha obstrucción. Para verificar si esta es la causa, se actuará de la siguiente manera:

  • Aflojar el purgador de la rueda afectada hasta que fluya el líquido de frenos.
  • Mientras que un operario acciona el pedal de freno, otro debe observar el cambio de presión del fluido. Si no se observa cambio de presión, buscar el punto de obstrucción y sustituir el tramo afectado. En caso contrario, verificar el émbolo de la pinza correspondiente.

Atención

Tras la sustitución de un tramo de las tuberías es imperativo realizar el purgado del circuito de frenos.