Comprobación del sensor de desgaste de las pastillas de BMW

Comprobación del sensor de desgaste de las pastillas de BMW

El fabricante de automóviles BMW-Mini emplea en sus vehículos un software de mantenimiento de a bordo cuya función es calcular de forma más precisa los intervalos de mantenimiento del mismo.

Dicho software es denominado CBS (Condition Based Service) y, partiendo de un valor preestablecido, utiliza diferentes sensores y unidades de control para registrar las condiciones de uso del vehículo para modificar el tiempo restante de los intervalos de mantenimiento. Una vez alcanzado alguno de los intervalos programados, informa al conductor mediante la iluminación de un testigo en el cuadro de instrumentos o en la pantalla de la consola central. Unos de los intervalos de mantenimiento incluidos en el CBS es el referente a la sustitución de las pastillas de freno. Para dicho cálculo, emplea los sensores de desgaste de las pastillas ubicados en las mismas de una rueda delantera y en la contraria trasera.

Testigo del CBS
Testigo del CBS

En una operación de mantenimiento corriente, tras 70.000 km aproximadamente, se produce la sustitución de las pastillas junto con la de los sensores de desgaste (suponiendo un sobrecoste) y el reinicio del intervalo de mantenimiento, consiguiendo con ello que el contador vuelva a cero y que desaparezca el testigo. Para ello, deben cumplirse las siguientes condiciones:

  • La fecha de a bordo debe estar bien ajustada, en caso de modificar la fecha se deberán comprobar nuevamente los intervalos de mantenimiento por su posible variación.
  • Haber recorrido como mínimo el 80% del intervalo de mantenimiento a reiniciar (en el caso de las pastillas corresponde a más de 56.000 km). En caso contrario se mostrará la indicación "OK" en el display y no será posible realizar el reset de forma manual, por lo que se deberá emplear el útil de diagnosis para tal efecto.
  • En caso del mantenimiento de las pastillas de freno, el sensor de desgaste de las pastillas debe estar intacto. Este último requisito está condicionado por el principio de funcionamiento del sensor.

Funcionamiento del sensor de desgaste

El sensor de desgaste está formado interiormente por dos filamentos unidos en sus extremos, derivando a masa por uno de ellos y en comunicación con la unidad de ABS por el contrario. Uno de dichos filamentos además, dispone de una resistencia.

Sensor de desgaste de las pastillas
Sensor de desgaste de las pastillas

Si la pastilla se encuentra en buen estado y el sensor no ha sufrido ningún desgaste, la tensión enviada por la unidad de mando pasa por el filamento que no dispone de resistencia (la electricidad siempre circula por el conductor de menor resistencia).

Al reducirse el grosor de las pastillas se produce el contacto del disco con el sensor con el siguiente desgaste. Por efecto de la fricción, el material protector del sensor se reduce hasta alcanzarse el primer filamento, cortándolo. En dicho instante, la tensión comienza a circular por el filamento que dispone de la resistencia. Dicho aumento de resistencia es monitorizado y memorizado por la unidad, indicando el desgaste parcial de la pastilla y siendo necesaria a partir de dicho momento la sustitución del sensor junto con las pastillas.

El desgaste máximo de la pastilla coincide con el corte del segundo filamento, momento en el que la unidad detecta el circuito abierto del sensor y enciende el testigo de sustitución de las pastillas en el cuadro de instrumentos.

Desgaste del sensor
Desgaste del sensor

Comprobación del sensor

Como se ha mencionado en anterioridad, durante un intervalo de mantenimiento de las pastillas correcto no supone debate alguno, siendo imperativo la sustitución del sensor. En cambio, si a causa de una avería relacionada con el sistema de frenado, un disco ovalado por ejemplo, se requiere la sustitución de las pastillas antes de tiempo, es preferible comprobar el estado del sensor para evitar su sustitución en caso innecesario, ahorrándole dinero al cliente y favoreciendo su fidelización.

De igual manera, no sustituir el sensor cuando es necesario, por ejemplo si ya se ha superado el primer filamento, provocará que el contador de los intervalos siga corriendo hasta cumplir la distancia predeterminada, haciendo que el testigo se encienda antes de que las pastillas hayan llegado a su desgaste máximo. Si se produce un nuevo aviso de sustitución de las pastillas poco tiempo después de la operación realizada por el taller, hará que el cliente sea reticente a volver.

Así pues, teniendo en cuenta el funcionamiento del sensor, las comprobaciones a realizar consisten en verificar el estado de los filamentos. Para ello, desconectaremos el sensor y, utilizando un multímetro en la escala de ohmios, mediremos la resistencia existente entre los dos terminales del sensor.

Conector del sensor
Conector del sensor
  • Si el valor medido es de 5 ohmios o inferior: el primer filamento está en buen estado y no es necesario reemplazar el sensor.
  • Si el resultado es de 470 ohmios (sensor parcialmente gastado) o superior (circuito abierto): es necesario reemplazar el sensor.

Tras sustituir el sensor, es necesario reiniciar el intervalo de mantenimiento.